Feed on
Posts
Comments

Inteligencia Emocional

Del libro Inteligencia Emocional de Daniel Goleman (Editorial Kairós), sacamos el siguiente fragmento, que a nuestra opinión es totalmente de aplicación a los sobrevivientes de abuso sexual infantil:

La interacción – encuentros y desencuentros – entre el niño y sus cuidadores durante los primeros años de vida constituye un auténtico aprendizaje emocional. Este aprendizaje emocional es tan poderoso y resulta tan difícil de comprender para el adulto, porque está grabado en la amígdala con la impronta tosca y no verbal, propia de la vida emocional. Estas lecciones emocionales se impartieron en un tiempo en que el niño todavía carecía de palabras, y en consecuencia, cuando se reactiva el correspondiente recuerdo emocional en la vida adulta, no existen pensamientos articulados sobre la respuesta que debemos tomar. El motivo que explica el desconcierto ante nuestros estallidos emocionales, es que suelen datar de un período tan temprano en que las cosas nos desconcertaban y no disponíamos de palabras para comprender lo que sucedía. Nuestros sentimientos tal vez sean caóticos, pero las palabras con las que nos referimos a esos recuerdos no lo son.

No nos sorprendemos de que el lado oscuro de nuestras emociones más intensas nos resulte incomprensible, especialmente si estamos atrapados en ellas. La amígdala (centro de las emociones) puede reaccionar con un arrebato de rabia o de miedo antes de que el córtex sepa lo que está ocurriendo, porque la emoción se pone en marcha antes que el pensamiento y de un modo independiente de él.

Leave a Reply