Feed on
Posts
Comments

Libro sobre EMDR

David Servan Schreiber, la curación emocional (traducción: Miguel Portillo)

 

Este libro es muy interesante para las personas que sufren de depresiones, estrés y ansiedad. El autor, psiquiatra especializado en la neurobiología de las emociones, empieza el libro con explicaciones acerca de la función de nuestro cerebro, que se compone no sólo de una parte racional, el nocortex, sino también de una parte emocional, la que compartimos con otros mamíferos e incluso con reptiles. También existen fuertes vínculos entre el corazón y dicho cerebro emocional. Da consejos de cómo conseguir un mayor equilibrio entre ambos: la coherencia cardíaca, entre otras cosas a través de la meditación.

 

Luego continúa con algo que puede ser muy interesante para los que sufrimos abuso sexual en la infancia, el EMDR (Eye Movements Desensitization and Reprocessing): desensibilización y reproceso mediante movimientos oculares.

 

“Los recuerdos emocionales son indelebles en el cerebro emocional, y se manifiestan siempre cuando flaquea la vigilancia de nuestro cerebro cognitivo.

(…)

[por eso], para aquellos de entre nosotros que hayan sido heridos por la vida y cuyas cicatrices todavía no se hayan cerrado, dirigir la mirada hacia dentro puede resultar doloroso y generar ansiedad. En ese caso, lo que está bloqueado es el propio acceso a nuestra fuente interna de coherencia. Lo más normal es que eso se produzca a resultas de un traumatismo en el que las emociones hayan sido tan potentes que el cerebro emocional y el corazón no funcionan como antes. Ahora ya no son una brújula, sino un banderín agitado en una borrasca. En estas situaciones puede utilizarse otro método para recuperar el equilibrio, un método tan sorprendente como eficaz, y que tiene su origen en el mecanismo de los sueños: la integración neuro-emocional mediante movimientos oculares (EMDR).”

 

Como el EMDR tampoco es una panacea para todos los males, continúa describiendo otros remedios, como la sincronización de nuestros relojes biológicos, la acupuntura, la importancia de las grasas Omega-3 en nuestra dieta, el ejercicio físico y técnicas para mejorar la comunicación afectiva. Parte siempre de la idea de que formamos un sistema cuerpo-cerebro unificado.

 

Al final del libro recapitula todo lo arriba mencionado. Sobre el EMDR repite que:

 

“(…) es necesario identificar, si fuera posible, los acontecimientos dolorosos del pasado que continúen evocando emociones difíciles en el presente (…)

 

(…) generalmente basta con algunas sesiones de este pesado pasado y dar así paso a una nueva perspectiva vital más armoniosa.”

 

Este libro lo puedo recomendar a todos quienes tienen interés en mejorar la calidad de su vida emocional. Sin embargo, a mi opinión el autor ha prestado poca atención al largo recorrido que el/la paciente ya suele haber hecho antes de sentirse maduro(a) para sentarse ante un psicoterapéuta especializado en EMDR, porque el reconocer que algo tan horrible como el abuso sexual nos ha pasado en la infancia y el estar dispuesto(a) a revivir las emociones sufridas antes de poder neutralizarlas… ya es un gran paso.

 

Más información sobre el EMDR así como una lista de psicoterapéutas competentes y autorizados para su práctica se puede encontrar en: www.emdr-es.org

 

Leave a Reply