Feed on
Posts
Comments

Así se titula un artículo que encontramos en la revista en línea Medium.

En él se dice cómo podemos curar a nuestr@ niñ@ herid@ interior, atendiendo sus necesidades desde nuestra perspectiva adulta actual, contrariamente al trato de carencia que vivió en el pasado.

El artículo, escrito por Katia del Rivero, y basado en la teoría de Blumenstein, trata de las carencias en general, no específicamente en las heridas y carencias causadas por abuso sexual infantil. Por consiguiente, quisiera añadir la observación de que el “convertirte en tu propio padre y madre” es posible para los sobrevivientes de ASI, pero que ello requiere un largo camino de trabajo personal y muchos años de terapia intensiva y adecuada.

Lo digo, porque a mí peronalmente, me da un poco de … cuando leo cosas como en el siguiente fragmento:

Cuando somos adultos, nosotros somos el “padre”, la “madre” interna de ese niño interno, podemos darle una niñez igual de carente como la que quizá tuvimos, o podemos ofrecerle la oportunidad de vivir una infancia feliz finalmente. ¡Tú eliges!

Tú eliges… Si fuera tan fácil ya lo hubiéramos hecho hace tiempo. La realidad pura y dura es que cuando nuestras partes heridas nos invaden, no siempre somos capaces de comprender que sólo son partes nuestras, que YO soy más grande que esa parte. Es un entrenamiento que requiere, repito, mucho tiempo y acompañamiento profesional. No no sintamos culpables, al leer artículos como este, si no logramos hacerlo a la primera…

Leave a Reply