Feed on
Posts
Comments
Por segunda vez publicamos los siguientes principios de trabajo (la primera vez fue en el 2013). Como ahora contamos con más socias, hay suficiente cupo como para formar un grupo de auto-ayuda.

 

Principios de trabajo de los grupos de auto-ayuda

 

Cinco principios sobre el trabajo de los grupos de auto-ayuda

A base de su experiencia por años los grupos de auto-ayuda tienen desarrollados sus principios. Estos principios pueden servir a apoyar razonablemente el trabajo del grupo de auto-ayuda.

1° principio
Todos los miembros participan voluntariamente y por ser afectados directos en el grupo de auto-ayuda.

La base para la participación en un grupo, es ser afectado directo de la misma enfermedad, impedimento, adicción o situación de conflictos psicosociales. Es imposible la sustitución por una tercera persona. Los parientes tienen generalmente sus reuniones particulares de grupo. La participación en el grupo de auto-ayuda se basa en la libre voluntad. Eso significa también que cada persona puede renunciar cuando piensa que es el momento.

2° principio
Todos los miembros tienen los mismos derechos y determinan conjuntamente el trabajo de grupo.

Cómo trabaja el grupo, si está abierto o cerrado para miembros nuevos, cuáles serán los temas tratados o actividades realizadas, todo esto decide el grupo en común, según los principios democráticos. No hay ningún presidente con derechos especiales. Todos tienen los mismos derechos y obligaciones.

3° principio
Lo que es hablado en el grupo queda en el grupo y no es transmitido a personas externas (discreción).

La confianza mutua es la condición para un buen trabajo en el grupo. Para poder hablar abierta y sinceramente sobre la situación particular, los miembros de grupo tienen que tener la certeza que todo lo hablado es tratado confidencialmente. Por eso deberían comprometerse mutuamente a no transmitir nada a externos.

4° principio
En primer lugar, cada miembro está en el grupo para hacer algo para sí mismo y no para otras personas.

A menudo nacen dificultades cuando alguien por convicción o porque ha atravesado algo similar en el pasado, quiere ayudar a otros miembros, sin hacer algo para sí mismo. También son problemáticos los “consejos de buena intención” con los cuales un miembro satura a otros.

5° principio
Cada miembro es responsable por sí mismo y el grupo, así como para el desarrollo del grupo.

Cada uno toma la decisión, sí responde a su propio interés, las situaciones, desarrollos o conversaciones. Con esto, cada uno participa activa y responsablemente en el desarrollo y delineación del trabajo de grupo. Cada miembro debería avisar a los otros cuando, según su opinión, en los sucesos de grupo, algo anda mal. Posibilidades de cambio pueden ser reflexionadas conjuntamente.

Leave a Reply